SEGUINOS

 

Seguí todas las noticias sobre cursos, intercambios, becas y actividades de formación.

  • icon-facebook.png
  • icon-twitter.png
  • icon-ytb.png

© Copyright CLEPEC. 2018

La última declaración de la OMS no es un voto de desconfianza en China

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró este jueves por la noche que el nuevo brote de coronavirus en China es una emergencia internacional de salud pública. Al mismo tiempo, subrayó que esta declaración no es un voto de desconfianza en China, y “por el contrario, la OMS sigue confiando en la capacidad de China para controlar el brote”, además expresó su desacuerdo con la prohibición de viajes y comercios al gigante asiático.

 

Esta es la última decisión realizada por la OMS basada en la actual situación epidémica y también una práctica común. Según el Reglamento Sanitario Internacional (RSI-2005), cuando la epidemia de enfermedades contagiosas cumple con las condiciones correspondientes, el director general de la OMS tiene derecho a determinar que la epidemia constituye una "emergencia de salud pública de interés internacional" y tiene facultades para movilizar a las fuerzas globales con el fin de frenar la propagación de la epidemia. Con el coronavirus, serían seis las situaciones en que la OMS ha declarado emergencia internacional, luego de la gripe H1N1 en 2009, el ébola en África Occidental en 2014 y también en la República Democrática del Congo en 2019, el polio en 2014 y el Zika en 2016.

 

En la actualidad, la propagación de la neumonía causada por el nuevo coronavirus es relativamente rápida y con un período de incubación. El número de pacientes diagnosticados en China sigue en aumento, y se han confirmado 98 casos en otros 18 países. La última determinación que ha hecho la OMS sobre coronavirus en tal contexto, obviamente favorecerá a movilizar más recursos internacionales para responder a la epidemia y ayudará a proporcionar respaldo internacional necesario a los países con sistemas sanitarios débiles e insuficiente capacidad de salud pública, con miras a evitar la propagación global. El medio de comunicación de Chile, La Tercera señaló que, “el principal motivo de esta declaración no es lo que está pasando en China, sino lo que está pasando en otros países”. Como un gran país con gran sentido de responsabilidad, China comprende muy bien la decisión de la OMS.

 

Vale la pena señalar que, al mismo tiempo de anunciar la decisión, Tedros Adhanom realizó siete puntos de propuestas y resaltó que “no hay razones para limitar los viajes o negocios con el gigante asiático, es necesario apoyar a los países con sistemas de salud débiles y acelerar la investigación de vacunas”. Esta declaración se basa en un alto reconocimiento de los trabajos de prevención y control de la epidemia realizados por China y en una evaluación cuidadosa de los impactos potenciales; además ayudan a aliviar el sentimiento irracional en la comunidad internacional y evitar que algunos países y regiones adopten prácticas radicales contra China que posiblemente afectarán el comercio y el crecimiento global.

 

Hay que aclarar que la nueva determinación de la OMS no significa que China es definido como un "país epidemiado". Porque de acuerdo con las reglas del organismo, la declaración de emergencia de salud pública de interés internacional tiene una duración de 3 meses. Una vez que el trabajo de prevención y control en China haya logrado progresos significativos, la declaración puede levantarse en cualquier momento.

 

De hecho, la situación no ha provocado variaciones significantes de los mercados internacionales de capital, por el contrario, aparecen rebotes en las bolsas de Estados Unidos, Japón y otros países, lo que demuestra que la comunidad internacional no está en pánico como se imaginaba, y el mundo tiene expectativas optimistas para la final victoria de China en la batalla contra el virus.

 

Hemos visto que desde el brote de coronavirus, el gobierno chino ha adoptado medidas de prevención y control más completas y estrictas, muchas de ellas han excedido a los requisitos del Reglamento Sanitario Internacional. Al mismo tiempo, de manera abierta, transparente y responsable, China ha sido persistente en notificar al mundo las informaciones y los nuevos cambios de la epidemia y comparte la secuencia del gen viral. La acción de China ha ganado un amplio reconocimiento y apreciación de la comunidad internacional.

 

El portavoz del Secretario General de las Naciones Unidas, Stephane Dujarric, expresó que el Secretario General apoya todos los esfuerzos realizados por China hasta la fecha para frenar la propagación del virus. Alemania, Francia, Estados Unidos, Japón y otros países también expresaron su aprecio a la eficacia de China en controlar la epidemia.

 

En un mundo globalizado los eventosensalud pública no tienen fronteras. El riesgo de propagación del nuevo coronavirus requiere una respuesta coordinada internacional intensificada. China continuará fortaleciendo la cooperación con la OMS y otros países de manera abierta, transparente y responsable. Tiene confianza y capacidad de superar la epidemia cuanto antes, para proteger a su propia gente y a la gente del mundo. (Tu)

Fuente: Grupo de Medios de China