Es inmoral que unos políticos estadounidenses tomen a los muertos como herramienta política

Fuente: CRI- Radio Internacional China

Recientemente, el líder estadounidense calumnió en repetidas ocasiones a China de subestimar el número de muertes de la neumonía de nuevo coronavirus. Incluso enumeró en una tabla que compara el número de muertes por cada 100.000 personas en 10 países, el número en los Estados Unidos es 11,24, que es menor que en España, Francia e Italia, y cuestionó que el número de muertes por cada 100.000 personas en China fuera 0,33 de imposible". Anteriormente también rumoreaba en las redes sociales que "el número de muertos en China es mucho mayor que en los Estados Unidos".

El ser humano tiene solo una vida. La muerte de cada vida en esta epidemia es desafortunada y triste. Cuando los políticos ignoran el respeto y la protección de la vida y la consideran un número frío y una herramienta política, ya rompe la línea fundamental de la moral humana. Debido a esto, los ataques infundados del líder estadounidense han sido criticados por los internautas estadounidenses: "Esta no es una carrera de la muerte. ¡Alguien se está muriendo!"

La gente ha visto que a medida que la situación epidémica en los Estados Unidos se ha vuelto más severa y la insatisfacción de la gente con el gobierno se ha profundizado, desde la parte superior de la Casa Blanca hasta los miembros del Congreso, desde los funcionarios de la agencia de inteligencia hasta los altos funcionarios de la Secretaría de Defensa, se han turnado y han respondido unos a otros. Los ataques de difamación intentaron transferir su propia responsabilidad por la débil respuesta a la epidemia, y utilizan a China como un "chivo expiatorio" para provocar la confrontación entre China y la comunidad internacional con el fin de lograr su propósito de contener el desarrollo de China.

Hoy, incluso toman a los difuntos como una herramienta política, y usan el número de muertos como una contienda política. Han dicho que las muertes epidémicas de China son "más altas que las de Estados Unidos". Como dijo el New York Times, los republicanos están cada vez más convencidos de que posicionar a China como el "culpable" de la transmisión del virus puede ser la mejor manera de salvar una elección difícil.

Para China, salvar vidas es siempre la consideración principal para la prevención y el control de la epidemia. Con respeto a la vida, Wuhan revisó el número de casos confirmados y muertes el 17. El número de muertes aumentó en 1.290 casos de los 2.559 casos originales, totalizando en 4.632.

El encargado de tomar decisiones de China siempre ha puesto la vida y la salud de las personas en primer lugar, ha dispuesto constantemente con precisión y ha movilizado el poder médico de todo el país para apoyar a Hubei. Cuando la cantidad de muertes en los países occidentales con tecnología avanzada es mayor que en China, la revista Science publicó un estudio a fines de marzo, señalando que en los primeros 50 días del brote, la iniciativa de "cerrar la ciudad" de Wuhan salvó a más de 710,000 personas fuera de Wuhan de la infección, el número de infecciones potenciales reduho en un 96%. Precisamente porque China ha tomado medidas efectivas y ha pagado un precio enorme, ha reducido la tasa de mortalidad por debajo de "la expectativa de todos".

Los políticos contra China deben prestar más atención a la situación epidémica en su propio país. Según los datos de la epidemia publicados por la Universidad Johns Hopkins, hasta las 6:00 a.m. del 20 de abril, hora de Beijing, Estados Unidos ha confirmado más de 750.000 casos y murieron más de 40.000 personas. En los últimos días, la inacción del gobierno de los EE. UU. ha sido criticada por sus medios nacionales, y los gobernadores y alcaldes de varios estados también se han quejado. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo el 19 que había apelado reiteradamente al gobierno federal en busca de ayuda, pero que no había recibido ninguna respuesta del presidente y vicepresidente. Él dijo: "Es increíble, ¿El presidente no quiere decir nada sobre todo? ¿Qué quiere hacer sin decir una palabra ahora?"

Se mantiene en silencio e indiferente sobre los temas clave relacionados con la vida de las personas, pero se dedica a "culpar a otros" en todas partes, esta puede ser la causa principal del fracaso del trabajo antiepidémico estadounidense. Si continúan politizando la epidemia e incluso utilizan a los fallecidos como una herramienta política, esto representará un mayor dolor para el pueblo estadounidense.

SEGUINOS

 

Seguí todas las noticias sobre cursos, intercambios, becas y actividades de formación.

  • icon-facebook.png
  • icon-twitter.png
  • icon-ytb.png

© Copyright CLEPEC. 2018